NOTICIAS: 10 razones para no contratar un seguro de coche muy barato o excesivamente económico.

El precio es una de las razones principales para cambiar de seguro de coche o buscar otras aseguradoras. A nadie le gusta pagar más, pero la experiencia demuestra que es importante ajustar prestaciones y precios para conseguir la mejor prima. Un precio demasiado barato es fácil que suponga grandes renuncias en el seguro de tu coche y problemas a corto plazo en el uso diario de tu póliza.

Es muy buena idea buscar la mejor oferta en seguros para coches y contratar la póliza que más se ajuste a tu presupuesto y a tus necesidades, lo que no es tan recomendable es fijarse sólo y exclusivamente en el precio sin poner en valor el conjunto de coberturas, prestaciones y servicios. En resumen, hay que ahorrar y buscar el precio más barato, por supuesto, pero con las coberturas que necesitas o el seguro se convertirá en una pesadilla en lugar de en una herramienta de seguridad, tranquilidad y ayuda.

El término caro o barato es relativo y siempre es en comparación con otros por lo que te proponemos un decálogo definitivo para que puedas revisar y comprobar si el seguro que has elegido y que presenta el precio más económico, es realmente el mejor seguro que puedes contratar. No merece la pena equivocarse al elegir el seguro de tu coche.

1.- Vas a echar de menos coberturas de uso habitual

Los seguros de coche más económicos se centran en cubrir las prestaciones obligatorias, solo las necesarias legalmente para poder circular en España. Precisamente este tipo de prestaciones – las de los seguros a terceros- son las más esenciales, pero no las que más se usan, sino justo lo contrario: las que solo se usan en situaciones muy concretas y no en el día a día de la conducción.

Los seguros más baratos eliminan ayudas como la grúa desde el kilómetro cero y la asistencia en carretera inmediata y garantizada para situaciones cotidianas. Los seguros económicos eliminan riesgos frecuentes que suponen más gastos para la aseguradora y cubren solo la responsabilidad civil obligatoria.

2.- ¿Estás seguro que no necesitas asesoramiento profesional?

Los seguros online que se contratan en cuestión de minutos son un recurso hoy muy frecuente y utilizado, pero también acumula un buen número de desventajas. Las reclamaciones más habituales son relativas a la falta de adecuación del seguro de coche contratado a las necesidades del conductor.

Si realmente buscas ahorrar tiempo, sin ahorrar coberturas, el truco está en saber elegir y adaptar la póliza al máximo a tus necesidades en todos los sentidos desde los servicios hasta las opciones de pago, pasando por las prestaciones opcionales. Contratar sin consultar todas las opciones, despejar todas las dudas y conocer el mercado en profundidad es rápido y tendrás un seguro muy barato, pero es también muy probable que no sea el mejor seguro que podías conseguir con tu presupuesto. La ayuda profesional es hoy fácil de conseguir también online o por teléfono y supone una importante ayuda para ahorrar prima sin hacer renuncias.

3.- En caso de emergencia no podrás contar con tu seguro

Uno de los detalles más importantes para valorar al elegir aseguradoras es confirmar cuál es su garantiza y compromiso respecto a la atención al asegurado. Una de las reclamaciones más habituales de los conductores es el tiempo de espera que deben soportar, cuando requieren asistencia, ayuda o servicios en caso de urgencia.

Para rebajar los precios es frecuente que las aseguradoras minimicen el número de servicios de asistencia a sus asegurados y eleven los tiempos de espera. Por ejemplo, hay compañías que sí garantizan un tiempo máximo de espera de grúa ante cualquier necesidad, otras, sin embargo, no especifican ni adquieren este tipo de compromisos con sus asegurados. ¿Si te quedas tirado en una cuneta en el mes de agosto, mientras conduces a tu lugar soñado de vacaciones, seguro que no querrías estar seguro del tiempo que tardará la grúa en solucionar este imprevisto?

4.- Tu eres el conductor, ¿no prefieres estar protegido?

Uno de los errores más comunes que se cometen por desconocimiento es todo lo referente a la cobertura del conductor en un seguro de coche. Se da por supuesto que la persona al volante siempre está protegida, al menos, en iguales condiciones que el resto de los ocupantes, sin embargo, no es así, los seguros de coche no funcionan de esta forma.

Las coberturas respecto al conductor de un vehículo son siempre diferentes a las del resto de ocupantes del coche. La cobertura económica por daños personales para el conductor es una de las excepciones más habituales en los seguros de primas bajas o están cubiertas con cantidades económicas muy bajas que en caso de necesidad no suelen cubrir y precisan que el afectado page de su bolsillo su atención sanitaria, por ejemplo. Si quieres evitar este problema, solo tienes que elegir una póliza que incluya seguro para el conductor y/o que te permita elegir la cantidad por la que quieres estar cubierto.

5.- Revisa las cantidades aseguradas para la atención médica, no son suficientes

Una de las grandes diferencias entre pólizas son las cantidades aseguradas para cada riesgo protegido. Son datos que vienen reflejados en el contrato de seguro, pero que no suelen revisarse con cuidado y calma, sin embargo, marcan importantes diferencias que se descubren, cuando necesitas usarlas y ya es demasiado tarde.

Si tienes una simulación de seguro para tu coche con un precio muy bajo con respecto a otros, compara qué cantidades estás asegurando en cada caso y situación: gastos sanitarios, indemnizaciones en caso de accidente… Sobre el papel solo son números, pero cuando se trata de usar el seguro, marcan la diferencia entre estar tranquilo y sin tener que asumir gastos económicos extras en caso de accidente o tener que recurrir a tus ingresos o incluso a financiación ajena para poder pagar la atención médica necesaria derivada de un accidente de coche.

6.- Necesitas coche de sustitución

Si usas el coche para ir al trabajo cada día, llevar a tus hijos al colegio o acompañar a tu padre al médico, es decir, tu coche es un instrumento imprescindible en tu día a día, no puedes permitirte quedarte sin él. ¿Cómo es posible cubrir este riesgo y ser previsor? Con un seguro de coche que incluya coche de sustitución para todos los casos o al menos, para los más frecuentes.

Confirma antes de contratar que el más barato de los seguros de coche que te han ofrecido, incluye coche de sustitución sin limitaciones y con disponibilidad inmediata, no sujeta a restricciones o a corto plazo, descubrirás por qué en demasiadas ocasiones lo muy barato sale caro y además, trae un montón de problemas y dificultades.

7.- Tendrás que emplear más tiempo, esfuerzo y dedicación a las gestiones del seguro

Las aseguradoras implementan cada día nuevas vías de contacto con sus clientes más fáciles, seguras y accesibles, pero no siempre las gestiones son igual de fáciles o rápidas. Es muy importante que busques la forma de ahorrar no solo dinero, sino también tiempo en tus contactos con el seguro porque serán muy necesarios y habituales, en muchos casos además, necesitarás que sean rápidos.

Si te vas a quedar con el seguro de prima más baja que has conseguido, antes comprueba cómo vas a presentar partes de accidentes con ellos, qué vías de información y consulta tienes y cómo podrás solucionar cualquier contratiempo o duda que te surja. Los precios más económicos están relacionados con servicios de atención menos numerosos y con limitaciones de horario para atención al público, por ejemplo.

8.- No podrás llevar tu coche al taller de siempre

La libre elección de taller para reparaciones, revisiones o arreglos es una de las prestaciones más demandadas por los conductores que reconocen que supone una importante forma de ahorro de tiempo y de dinero. Para poder ofrecer la prima más barata es posible que la compañía responsable te proponga su propia red de talleres concertados que es una herramienta práctica, pero que supone una limitación respecto a la libertad total de elección. Valora, por tanto, qué merece más la pena en tu caso y cómo vas a ahorrar más en todo un año.

9.- ¿Te has quedado alguna vez tirado sin gasolina, sin batería o con una rueda pinchada? Esta vez tu seguro no podrá ayudarte

Las llaves del coche también se pierden y lo hacen en los momentos más inoportunos que puedas pensar, lo mismo ocurre con la batería o con el combustible. Un seguro completo y con una prima ajustada, pero quizás no la más baja del sector, es fácil que incluya este tipo de servicios que parecen poco importantes, pero que marcan la diferencia en el día a día. Asegúrate de saber qué incluye -y qué no- el seguro de coche que vas a contratar es la mejor forma de sacarle el máximo rendimiento.

10.- No puedes permitirte un presupuesto para imprevisto relacionados con tu vehículo

Con una póliza barata no todo está previsto y no es importante, si a cambio, puedes tener una reserva en tu presupuesto doméstico para dedicarlo a tu coche en cualquier momento. Incluso si el coche se estropea en un siniestro o simplemente tiene que pasar por alguna revisión o hacer alguna puesta a punto, tendrás que asumir gastos e imprevistos relacionados con tu coche, si te decantas por una póliza de precio muy bajo y pocas prestaciones para el día a día.

Hay formas mucho más seguras de ahorrar en el seguro del coche sin restar prestaciones o sufrir por no tener un seguro adecuado recurre a la personalización máxima, la comparación en detalle y el asesoramiento profesional. Las aseguradoras a menudo lanzan ofertas o proponen fórmulas para ahorrar en la prima sin tener que renunciar al seguro de coche perfecto.

 

FUENTE: https://www.sectorasegurador.es/contratar-seguro-coche-barato/


Diseñado y desarrollado por Gaia Media

Copyright © 2020 Ignacio Lloret